Información de interés

Aquí encontraras información médica de interés:

¿Cuando
consultar a un psicoterapeuta? | Algunas reglas simples | Reflexiones
sobre la Psicología | Ensueño despierto y dirigido | Pareja
generalidades | Somatización | Análisis transacional | Entrenamiento
asertivo | Psicodrama |

CUANDO CONSULTAR A UN PSICOTERAPEUTA

Si tiene ansiedad, angustia o pena
Si tiene obsesiones, fobias
Si duerme mal, o tiene pesadillas
Si le cambia el carácter bruscamente
Si siente soledad, y le pesa la vida
Si se enferma “muy” a menudo
Si padece stress o fatiga mental
Si tiene trastornos psicosomáticos
Si tiene timidez o inseguridad
Si piensa que sus problemas no tienen solución
Si padece de un duelo que no pueda resolver
Si tiene problemas familiares (de pareja, con hijos, etc)
Si tiene problemas de trabajo o de estudio
Si quiere aumentar su capacidad de comunicarse

Consulte: la ayuda psicológica puede serle muy útil.

CUANDO CONSULTAR A UN PSICOTERAPEUTA POR UN NIÑO

Si tiene cambios de conducta (agresividad, llanto)
Si tiene dificultad para aprender a leer o escribir
Si tiene problemas para entender los números
Si confunde el lado izquierdo con el derecho
Si ha dejado de jugar
Si se queda solo, sin amigos
Si tiene rechazo a salir de casa
Si tiene miedo de noche, o pesadillas
Si se mueve exageradamente
Si no se concentra al estudiar ni al jugar.

Cualquiera de estos síntomas es motivo suficiente para solicitar una consulta.

ALGUNAS REGLAS SIMPLES

Confidencialidad: de las cosas privadas no se habla, salvo que tú quieras, y con quién tú escojas.

Puntualidad: respetar los horarios; avisar con dos días de anticipación si no se puede asistir. Una cita tomada es una cita debida.

Contenido: se puede hablar de todo lo que sea importante para tí, en especial ahora aquí y ahora.

Compromiso de no violencia: ni contra uno mismo, ni contra terceros, ni contra el terapeuta.
El lenguaje siempre debe ser respetuoso.

¿Qué necesitas saber del terapeuta?:
que sabe lo que hay que hacer (puedes informarte sobre su idoneidad en
los colegios médicos, si es psiquiatra o de psicólogos, si es un
psicólogo respectivamente); que mientras está contigo, eres la persona
más importante del mundo para él, y que no hablará de lo que tú le
cuentes con nadie, salvo quizás con tu médico y para tu protección, si
fuera necesario.

¿Qué necesita saber el terapeuta de tí?:
Cuáles son tus objetivos; qué ensayaste hasta ahora para conseguirlos; qué estás dispuesto a hacer para lograrlos.

¿Qué es bueno que sepas sobre tí?:
Que en cierta manera tu presente es una repetición de tu pasado; que
hay una parte en tí que se resiste al cambio; que todos podemos cambiar.

¿Cuánto dura una terapia?:
depende de la gravedad inicial; del tiempo que los síntomas hayan
estado acompañando a la persona; de la franqueza con que la persona
encare sus problemas; de la rapidez con que el cliente y el terapeuta
aprendan a trabajar juntos; del compromiso personal a mirar las cosas de
frente.

DIÁLOGO INTELIGENTE CON UNA PERSONA ENTRENADA

Considero la psicoterapia como una forma de diálogo para producir cambios.
Este diálogo requiere por parte del terapeuta cierta distancia y cierta proximidad.

DISTANCIA:

¿Qué
quiero decir con “distancia”? Que si alguien se cae en un pozo y me
pide “¡Ven aquí abajo para ayudarme!” no lo haré, sino su problema
también será el mío, y no lo podré ayudar. Por el contrario, me
mantendré a cierta distancia, buscando ayuda o recursos, como una
escalera, una cuerda, etc. Un ejemplo: a un paciente ludópata, si le
presto dinero, no le resuelvo el problema y encima me faltará ese dinero
a mí. Otro ejemplo: a un/a paciente seductor/a, si me permito enredarme
en su seducción, ya no le seré útil.

PROXIMIDAD:

Quiero
decir una actitud que implica buena predisposición, delicadeza,
intimidad emocional, sintonía, tiempo suficiente, comprensión, sentido
común, sabiduría.

CAMBIOS:

Considero cambio
suficiente al que permite activar el proyecto personal global. Puede
ser un pequeño cambio del área física (“practicar deporte dos horas por
semana”) o del área social (“salir con alguien que me guste”), pero como
la conducta es una sola, un cambio positivo en cualquier área
favorecerá al conjunto. En cuanto a cambio útil, uso este concepto
dentro de lo que es de sentido común, pero diría que tiene que implicar
un pequeño desafío (por ejemplo, a un escritor, no le pondría como meta
de cambio aprender a escribir la letra “a”, porque eso ya lo sabe; sí
podría poner como meta: “escribir un capítulo nuevo por semana”, o
“sentarme a escribir cuatro horas por la mañana como mínimo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>