Somatización

Verás, cuando vives situaciones complicadas, o te exiges cosas difíciles y no recibes ni te das protección, consuelo, ni recompensa adecuados, algo en tu corazón y tu pensamiento se rebela, y para aliviarte descargas, inconscientemente, tensiones en alguna parte de tu cuerpo, en un así llamado órgano efector. Hay quien tiene como órgano efector a los pulmones y así se le desencadenan crisis de asma involuntarias ante los problemas. Otro tiene como órgano efector la piel, y “de pronto”, tras el problema, “aparece” la urticaria. Otro tiene como órgano efector el sistema óseo, y ciertos dolores son acompañantes frecuentes de los disgustos de la vida. Para otros, el intestino y sus aceleraciones o estancamientos son los síntomas de tres cuartos de lo mismo; y prácticamente cualquier parte del organismo puede ser víctima de este mecanismo de somatización: mareos, falta o exceso de apetito, insomnio, alteraciones de la vista, tics, alteraciones del estado de ánimo, etc.
Me cuentas que llevaste cargas pesadas como parte de tu trabajo. Permíteme que me atreva a proponer una manera de verlo: tal vez todo empezó cuando cargabas ese peso en la espalda. Algo afectó a tu cuarta vértebra dorsal, pongamos por ejemplo. Y a consecuencias de ello toda tu columna dorsal compensó el desequilibrio resultante contracturando los músculos que rodean esa articulación, lo que afectó a las zonas que están por encima y por debajo. Esto llevó a que adoptaras posturas compensatorias en la columna lumbar, a resultas de lo cual se desequilibró la postura de las caderas, que a su vez descolocaron imperceptiblemente el eje de los fémures, que transmitieron este desorden a las rodillas, y luego a los tobillos y plantas de los pies. Y también más arriba, tu cuello se torció hacia delante o hacia atrás, para mantener un buen equilibrio. Y entonces puede que sientas también ciertos dolores en el cuello.
Cómo resolver este enredo de cosas es cosa pasible de varios enfoques. Los que trabajan con el cuerpo, prescriben ejercicios que permitan recuperar el tono muscular, y de a poco, ayudan a reconectar con el panel de control central a aquellos músculos que no estaban activos.
Mis amigos fisioterapeutas manipularían tu columna sector por sector, parte por parte, para tonificar tus músculos inactivos, ayudando a que se reconecten con el panel de control cerebral. Ya se sabe: si alguien del equipo no hace su trabajo, “se delega en un compañero”. Y así como se dejó de pedirle que preste atención al “insubordinado” que “no está atendiendo a lo que es su deber”, ahora se trata de que se restablezca la conexión debida con el interesado, porque la delegación de funciones recarga a aquél en quien recae el pedido de auxilio.
Un traumatólogo podría intentar bloquear el dolor resultante, lo que favorece que ciertos grupos musculares a los que habitualmente les duele el sobreesfuerzo, al no sentir dolor den lo mejor de sí mismos y se acerquen a un desempeño normal, y se pueda reiniciar así una reacción en cadena que devuelva todo a su funcionamiento normal. Y muchas veces funciona.
Un cirujano podría plantearse desbloquear quirúrgicamente ciertas zonas que quedaron rígidas, como congeladas.
¿Qué hago yo como psicoterapeuta? Recuperar las situaciones traumáticas que originaron el trastorno, y ayudar a enfrentarse a los problemas con más recursos emocionales.
Por ejemplo: un niño fue objeto de burla ante toda la clase cuando tartamudeó al recitar un poema. Y ahora no puede hablar en público, y eso no le permite prosperar en su trabajo. Recuperamos aquélla escena dolorosa y la revivimos, esta vez con una perspectiva más adulta y generosa. Suele aliviar poderosamente el temor a la crítica ajena.
Otro caso: lo encerraban en una pequeña habitación de castigo. Y ahora no acepta un ascenso porque eso lo obligaría a usar el ascensor para ocupar un despacho de la octava planta. Es probable que hasta que no resuelva el dolor resultante del viejo maltrato, no pueda asumir sus funciones actuales.
Otro caso: siempre ha viajado. Ahora, próximo a la jubilación su sueño es seguir haciéndolo con su mujer, que se niega. ¿Cuál es la sensación que eso te produce? le pregunto. “Una sensación como una barra aquí en el pecho…”. ¿Y cuándo la has sentido antes? “Cuando tenía nueve años. Me iban a operar de apendicitis, y sentí cómo me ataban a la camilla de pies y manos. Fue horrible. Yo forcejeaba, me quería escapar, y encima me pusieron como una cacerola sobre la cara, no podía respirar y tardé mucho tiempo en dormirme.” Es bastante claro que ahí está el motor que lo llevó a buscarse un trabajo que lo llevó a Italia, Alemania, Inglaterra.
Ahora hay que aplicar el tratamiento adecuado.
Hace treinta años hubiera usado Psicoanálisis o Análisis Transaccional.
Hace veinte años, además, Terapia Gestalt o Psicodrama.
Hoy, además, EFT (Técnicas de Liberación Emocional) o EMDR (estimulación bilateral del cerebro para reprocesamiento de los contenidos de la memoria)
No hay una única solución. Hay varias (medicamentos, psicoterapia, relajación, meditación, respiración, alimentación sana, sueño reparador, etc)
El dolor íntimo habita en un pueblo al que se puede llegar por varios caminos.

Autor: Isabel Aschauer

2 pensamientos en “Somatización

  1. Bueno lo que a mi basicamente me pasa es que me asuste mucho y me hice la cabeza con que podria agarrar apendisitis. Un mes despues comenze con un dolor que no era como un dolor muy dificil de explicar me molestaba la pierna y la parte del apendice un poco mas arriba tmb y la espalada fui al medico me hicieoron la eco y todo bien al mes siguiente me pasa lo mismo y me hacen otra eco y nada y ahora me esta queriendo agarrar es re moleto lo que me pasa y su (dolor) si se podria decir tmb. Quiero saber si a alguien le pasa y como viven con eso???

    • …Prueba a relajarte, y mira cuándo te aparece. Tal vez reflexionando junto a alguien puedas apreciar mejor qué te está pasando.
      Para hacer una conjetura razonable faltan datos. Espero que se te haya pasado, y si no, puedes llamarme al 667 279 359.
      ¿Tienes teléfono? Isabel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>