Asertividad: Entrenamiento asertivo

La asertividad es la capacidad de expresar nuestra opinión personal con firmeza y sensatez, de manera adecuada, en el momento oportuno, respetando los derechos de los demás.
La asertividad es el término intermedio, deseable y saludable entre la agresividad y la sumisión o pasividad.

Agresividad: implica: emociones de ira y cólera; conductas de amenaza, crítica, acusación, desconsideración, falta de autocontrol y pelea. A esta persona nadie la quiere tener cerca. Despierta agresividad. No logra sus objetivos.

Sumisión o pasividad: . implica: emociones de inseguridad, timidez, menosprecio, falta de amor; conductas de evitación de la mirada, aislamiento social, postergación. Esta persona es poco tenida en cuenta por los demás. N logra sus objetivos por que no lucha por sus derechos.

En términos de asertividad, todos podemos ser más o menos asertivos según de qué tema se trate: – una persona muy asertiva en lo que a reclamar su aumento de sueldo se trata, puede ser muy poco asertiva con uno de sus hermanos, y muy agresiva con el otro. – hay quien es muy agresivo al pedir a alguien que no llegue tarde, y es muy sumiso y no tiene nada de “fuerza” para pedir que le devuelvan un libro que prestó. – hay quien no puede ser asertivo por más que se esfuerce con el sexo opuesto, o con los superiores… Etc.

Muchos autores han escrito nuevos libros de asertividad y han diseñado ejercicios para aumentar nuestra asertividad personal, incluídos en las listas de autoayuda de varias editoriales. Eso está muy bien, pero ahora hay tantos libros sobre el tema, que ya no podríamos leerlos a todos.
Yo me permito recomendar los que más me gustan, pero eso no significa que sean todos los que hay, ni que sean los mejores. Siempre puede salir uno nuevo que sea mejor que los anteriores.

- “No diga sí cuando quiera decir no” de Fensterheim y Baer – “Tus zonas erróneas” de Wayne Dyer – “Evite ser utilizado” de Wayne Dyer – “La actitud mental positiva” de Napoleón Hill – “Piense y hágase rico” de Napoleón Hill – “Sea el Nº 1” Robert J. Ringer – “Cuando digo no, me siento culpable” Manuel J. Smith

Éste último, “Cuando digo no, me siento culpable”, es el que más me gusta a mí para empezar a investigar en el tema.
Como afirma Manuel J. Smith en este libro “… nuestros mecanismos neurofisiológicos defensivos de ira-agresión, miedo-huida y depresión-retirada… ya no son de gran utilidad en nuestros tiempos.” (p. 35).

Ventajas de plantearse hacer terapia para mejorar la propia asertividad:

- Mejorar la autoestima – Aumentar la seguridad personal – Permitirse sentirse aceptado socialmente – Aumenta el respeto a los demás

Habría dos tipos de comportamientos que se deben y pueden aprender:

a. permitirse expresar libremente las emociones
b. aprender a desarrollar el comportamiento que se considera correcto en las situaciones que la persona se bloquean, aunque no le resulte natural

Las personas que no gozan de esta habilidad pueden
llegar a aprenderla con una buena práctica.